Bruxismo y Férulas


Oclusion y Atm

¿Rechina los dientes por la noche? ¿Se levanta con una sensación de cansancio en los músculos de la masticación? ¿Tiene dolor de cabeza, mandíbula u oídos? ¿Tiene los dientes desgastados?

Si ha contestado que sí a alguna de éstas preguntas, usted puede padecer BRUXISMO.

El bruxismo es un hábito, la mayoría de las veces de manera inconsciente, que consiste en apretar o frotar los dientes preferentemente durante el sueño.

Los síntomas de éste apretamiento son diversos:

  • En los dientes lo que vemos con más frecuencia es el desgaste de los dientes y las superficies oclusales de las muelas, fracturas dentales, pérdida del esmalte…
  • Sensibilidad dental
  • Dolores de cabeza, de mandíbula y oídos
  • Chasquidos o “cliks” al abrir la boca o al bostezar, por ejemplo

Para tratar éste trastorno, lo hacemos mediante el uso de unos dispositivos llamados férulas de descarga. Una férula es un aparatito generalmente confeccionados con resina acrílica transparente, que se colocan en la arcada superior la mayoría de las veces. Al contactar los dientes con ella, consiguen que la mandíbula vaya a una posición en la que los músculos se relajan y, con ello, se puede aliviar la sintomatología dolorosa y/o inflamatoria presente en la articulación temporomandibular (ATM)

bruxismo-ferulas

El tratamiento consiste en la toma de modelos y otros registros en consulta y la confección posterior en el laboratorio de la férula. Unos días más tarde, ya estará lista para ser instalada y adaptada en la boca del paciente.

Los pacientes bruxistas deben acudir cada 6 meses a revisarse y ajustar su férula de descarga.

Dispositivo Intraoral para eliminar los Ronquidos


¿Ronca o su pareja le dice que ronca?

¿Se despierta por la noche con sencación de ahogo, sobresalto o sequedad en la boca?

¿Se siente cansado por la mañana o con dolor de cabeza?

¿Siente que su capacidad se reduce, falta de memoria, dificultad para concentrarse?

La apnea del sueño puede acarrear problemas importantes de salud: desde el cansancio, depresión, falta de concentración y pérdida de memoria, alteración de la líbido, hipertensión, accidentes cerebrovasculares (infarto cerebral, infarto de miocardio, tromboembolismo, etc.) disminuyendo las expectativas de vida de aquellos que la padecen.

Los principales síntomas son el ronquido fuerte y crónico, las paradas respiratorias y el cansancio (sensación de no haber dormido bien).

Llámenos y le daremos cita para estudiar su caso.

Protectores bucales para el deporte


protectores bucales para el deporte

Un protector bucal es un dispositivo fabricado en resina flexible que se usa en la práctica de deportes cuya misión es la de preservar los dientes y estructuras adyacentes (labios, mejillas…) íntegras en caso de sufrir un golpe o caída. Es de uso “obligado” en deportes de contacto (boxeo, karate…) y recomendado en otros deportes donde por accidente, podamos recibir un golpe.

Existen varios tipos de protectores bucales en el mercado, cada uno con sus ventajas e inconvenientes:

PROTECTORES BUCALES PREFABRICADOS:

Se venden en comercios y su precio es el más bajo. Pero no se adaptan a la boca del deportista, por lo que si quiere que se mantenga en su sitio, tiene que estar contínuamente mordiéndolo, con la incomodida que ello representa, además de que no le permite una respiración correcta, ni hablar ni tragar de manera habitual. Ante un impacto, no protege las estructuras bucales correctamente, y lo más probable es que salga despedido de la boca.

PROTECTORES BUCALES DE “CALENTAR Y ADAPTAR”

Son unos protectores que después de calentarse en agua caliente, se adaptan a los dientes y muelas del deportista. Son mejores que los anteriores y como ventaja podemos decir que son más barato que los fabricados en consulta. Su mayor inconveniente es que con el paso de no demasiado tiempo se desadaptan y es necesario adquirir uno nuevo.

PROTECTORES BUCALES A MEDIDA:

Son lo que realizamos en la consulta, tras tomar unas medidas de los dientes. Se hace absolutamente a medida de cada uno. Como ventajas podemos destacar que son muy cómodos al permitir la respiración, habla y deglución habitual del deportista. Ante una colisión, son los que más protegen las estructuras duras y blandas de la boca, ya que absrben gran parte de la energía de choque. Además, podemos personalizarlos y elegir el color que más nos guste, e incluso ponerles nuestro nombre. La única desventaja es que a priori pueden parecer los más costosos de los tres. Pero si tenemos en cuenta que duran muchos años y que no es necesario cambiarlos porque no se desadaptan vamos a ahorrar en no demasiado tiempo, mucho dinero. Además de las visitas al dentista por traumatismos y fracturas.